Archivos de la categoría ‘Navidad’

Buscando Tu Luz

Publicado: 25 diciembre, 2014 en Navidad
Etiquetas:, , , , , ,

Antes de comenzar a leer, he subido éste video de música, para a quién le guste leer con música de fondo poder escucharla. La música que me inspiró para escribir éste relato. Es preciosa, recomiendo escucharla mientras se lee la historia. ^^

casa-oscura-con-luces-de-navidad-2589

   No podía ser consciente de los días que vendrían. La Navidad había llegado y estaba solo. Mi alma necesitaba una llama de esperanza que le ayudara a encontrar el camino. Lo único que era capaz de hacer era observar, como una sombra olvidada de la noche, las escenas familiares  que pensaba que podrían verse al otro lado de la ventana de sus casas.

   Mis manos frías se pegaron al cristal. Mis ojos pequeños y oscuros vislumbraban el interior, escudriñándolo hasta el último rincón visible. Pero una escena vacía se encontraba al otro lado. Nada. Oscura y solitaria se encontraba aquella habitación. “Quiero encontrar la Navidad”, pensaba atormentado. Pues habían desaparecido las luces, los adornos, las familias, todo. No parecía quedar ningún resquicio o indicio de Navidad. Mis ojos oscuros buscaban desesperados algún punto de luz donde poder hallar en ella la esperanza.

   Mis piernas corrían enloquecidas por las calles nevadas, las cuales se veían oscuras, parecía que ni las estrellas estaban dispuestas a encenderse aquella noche. “Quiero encontrar la Navidad”, me dije de nuevo. Me sentía encerrado en una bola de cristal a la que le han arrebatado su magia.

December10

   Me detuve, pues en aquel momento la campana del pueblo sonaba. Una dulce melodía diferente brotaba de ella. Un sonido melodioso, sutil, fino, delicado, nunca antes escuchado salir de aquella campana; envolvió las calles, las casas, el aire, la noche…

   La luna apareció en aquel momento de entre las nubes, como llamada por la música que producía la campana del pueblo y la cual no podía eludir. Era grande aquella noche, y blanca, como la más blanca nieve que pudiera imaginarse nadie. Incluso me atrevería a decir que parecía brotar de ella magia. La oscuridad del pueblo desapareció, brotando de él ahora una luz plateada producida por la luna.

   De pronto las estrellas comenzaron a encenderse y a descender poco a poco, acercándose cada vez más a mí. Las calles se llenaron de puntos de luz, quedándose suspendidos, como levitando, a pocos metros del suelo. El reflejo de las estrellas se proyectaba en mis ojos negros, que tanto habían buscado la luz aquella noche oscura de Navidad. Pero sin previo aviso, se deslizaron por el aire a toda velocidad, como guiadas por un imán. Ante el miedo de  perderlas de vista de nuevo salí corriendo tras ellas. Me guiaban a través de las calles de aquel pueblo apagado y desierto. Hasta que llegamos al centro de la plaza, donde se fueron juntando todas las estrellas. Observé como cada vez se hacía una bola más grande de luz pura. Mi corazón se aceleró y sin poderlo remediar, entrecrucé mis dedos juntando las manos y apoyé mi labios en ellas, cerré los ojos con fuerza, “Por favor, quiero encontrar la Navidad”, pensé todo lo alto que pude. Abrí los ojos lentamente y descubrí que las estrellas estaban formando, juntándose unas con otras, un árbol gigante de Navidad. El árbol de luz iluminó la plaza, bañándola con un color dorado y mágico. Tan asombrado estaba que no me percaté de las personas que comenzaban a entrar en la plaza como llamadas por la potente luz dorada. Cada una llevaba un adorno, y maravillados al igual que lo estaba yo, fueron soltando a pocos metros del árbol los adornos y éstos levitaban lentamente hasta situarse cada uno de ellos en una rama de estrellas. Me atreví a mirar un poco más alto, hacia el cielo, para ver como la luna bajaba también para formar parte de aquella escena. Se fue haciendo cada vez más pequeña hasta que llegó a un tamaño considerable para aquel árbol. Su forma redonda fue cambiando hasta convertirse en una estrella, la cual producía luz blanca. Se dejó caer en mis manos, que después la solté para que subiera hasta la copa del árbol.

   El árbol expandió su luz por todas las calles, casas…, hasta que muy pronto el pueblo se iluminó por la magia de la Navidad, y ya no estuve solo, pues todos se habían reunido alrededor del árbol y juntos formábamos una gran familia. “Gracias por traerme la Navidad”, pensé mirando a la estrella de la copa del árbol, la más brillante de todas.

¡¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!!

Anuncios