Diario de un Corazón Muerto (Parte VIII)

Publicado: 29 marzo, 2016 en El Diario de un Corazón Muerto
Etiquetas:

maxresdefault11

10/06/2009, ¿Mi corazón late?

Ha pasado más de una semana desde que te escribí. He tenido mucho trabajo. No te conté que pedí que me quitaran la baja, necesitaba estar distraída, por lo que no me importó volver tan pronto.

Acabo de regresar de mi viaje. Y te contaré lo que me pasó.

El tiempo avanzaba realmente lento de camino en tren. Veía pasar los paisajes. Veía pasar todo… mi asiento de al lado estaba vacío, nadie. Era aún más doloroso que si lo hubiera ocupado cualquier desconocido al que le hubiera tocado ese asiento. Pero estaba sola. Me distraje pensando en la conferencia.

¿La vida atrae al destino o a la casualidad? Me gustaría saber la respuesta, pues no sé decir qué fue exactamente lo que pasó, pero los tres días que estuve allí, me encontraba en todas partes a un chico. En el hotel, en el restaurante, al salir, al entrar. Hasta que la última noche… no podía dormir y salí a la terraza del hotel que se encontraba en la azotea. Era amplio, precioso. Desde allí se veían las luces de la ciudad, se respiraba paz y la brisa corría libre.

Me apoyé en la barandilla a disfrutar de las vistas. Miré al cielo. Las estrellas me observaban. Había estado lloviendo todos aquellos días y ahora estaba despejado el cielo nocturno. Cerré los ojos y sentí que Mario estaba a mi lado, bajo las estrellas. No pude contener que dos lágrimas rodaran por mis mejillas. En ese momento escuché a alguien más en la terraza. Me giré asustada, con las lágrimas aún en los ojos. Y ahí estaba, aquel chico.

Recuerdo que él se detuvo y me pidió perdón, pensaba que no había nadie y se calló cuando se dio cuenta que estaba llorando. Entonces sonrió, miró al cielo y dijo: ¿Verdad que el cielo está precioso esta noche? Sería imposible no llorar de emoción al mirarlo.

Y me miró de nuevo, con aquella sonrisa tranquilizadora. Entonces me sobresalté a mí misma, ahí estaba, el primer latido, fuerte y claro, el primer latido desde que mi corazón había estado muerto todo aquel tiempo con Mario. ¿Será posible que mi corazón vuelva a latir de nuevo?

Querido diario, aquel primer indicio me asustó.

Después me preguntó mi nombre, yo respondí: Estrella. Y él se sorprendió aún más. Se fue acercando lentamente a mí. Cuando estaba a poca distancia fue alzando su mano y casi con miedo rozó mi cara para secar mis lágrimas. Yo no podía moverme, en los ojos de él se reflejaban las luces de la ciudad y era imposible no quedarte mirándolos de forma hipnótica. Y entonces… dijo…: Ninguna estrella nueva que aparece por aquí debería llorar.

Sentí una punzada en el corazón al escuchar aquellas palabras. Lloré aún más y le pedí por favor que me dejara sola, lo necesitaba. No podía, no… era imposible… Mario estaba aún en cada rincón y aquel chico… aquel chico…

Al siguiente día por la mañana, al salir del hotel para coger el tren de regreso, él me esperaba en la puerta. Antes de darme tiempo a decir nada y disculparme por mi comportamiento de la noche me detuvo con la mano para que guardara silencio. Cogió mi mano y al sentir la suya pegada a mi piel otro latido fuerte dio mi corazón y la aparté. Él se sorprendió al principio por el gesto pero después sonrió dulcemente y un papel doblado que iba a entregarme en la mano, lo metió en el bolsillo de mi gabardina. Y se fue.

Querido diario, me dejó escrito un número de teléfono, un nombre que decía Julio (supongo que sería el suyo) y una pregunta que decía: ¿Podré volver a ver algún día a la estrella más bonita del cielo?

Abrí el paraguas porque llovía y caminé lentamente hacia el taxi, con una mezcla de emociones que no sabía describir. No sabía si sentirme triste o feliz al percibir los primeros indicios de latidos de mi corazón muerto.

Mario, ¿qué debo hacer?

 

parte 8

Querido diario, no sé cuándo vuelva a escribirte, tengo mucho en lo que pensar, pero espero que sea pronto.

Te dejo esta frase:

“Me duele quedarme atrapada en el pasado, pero caminar hacia el futuro me aterra”

Anuncios
comentarios
  1. Abademoon dice:

    Tan bello como Estrella.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s