Una idea y todo fluye.

Publicado: 27 febrero, 2015 en Escritos
Etiquetas:, , ,

(Dale y empieza a leer ^^)

El papel en blanco y no se me ocurre qué palabras elegir para darle forma y cuerpo. Camino por la habitación pensando que no hay forma de que mi mente saque la imaginación que lleva pegada en ella desde en el mismo instante en que nació. Rápidamente, esperanzado por creer asomar una idea empiezo a escribir.

Un espectáculo de hilos y muñecos de madera. Un escenario pequeño ambientado con una iluminación oscura y tenue. Los hilos se mueven por dedos hábiles que giran, bailan en el aire y dan vida a los muñecos de madera.

Me retorno a pensar de nuevo, pues ahí me quedé y no sé cómo continuarla. ¿De qué forma armoniosa podría seguir los pasos las palabras que antes asomaron a mi imaginación? Mi dedo roza mi barbilla, meditando. Mis ojos giran hacia el techo.

Mi mirada se concentra y deja fluir la canción del espíritu de mi mente que con rapidez y alegría empieza a soñar. Mis dedos se mueven ágiles y suavemente como pez en el agua. Mi historia continúa.

Los niños asombrados, observan las figuras de madera con colores llamativos y caracterizaciones divertidas. Ríen. Sueñan con ellas cuando ven los brazos y piernas moverse al compás de una melodía que suena de fondo. “¿Cómo podrán moverse?” Podrían pensar los niños. Luces de colores llenan la sala alumbrando el oscuro y tenue escenario, creando ilusiones a todos los corazones que observaban aquel espectáculo.

De nuevo en blanco, ¿cómo es posible? Desespero. Me revuelvo el pelo y decido levantarme de nuevo de mi silla. De pronto, unos pájaros cantan en el exterior. Mi cabeza se asoma silenciosamente por la ventana de mi habitación. Dos pájaros parecen hablar entre ellos. Sonrío al verlos. Mi rostro cambia, pues acabo de volver a tener una idea. Vuelvo a mi sitio y componiendo un ritmo de golpes con cada tecla que mis dedos pulsan en el teclado de mi portátil, continúo.

Palomas de colores aparecen en escena. Vuelan por toda la sala. Sus patas llevan colgando un pequeño saquito, del cual caen puntos brillantes creando un ambiente de magia. Los niños asombrados abren muchos los ojos, donde se le reflejan la luz de los brillantes. Divertidos, se levantan y empiezan a dar vueltas sobre sí mismos como si copos de nieve cayeran sobre ellos. Y de pronto, el espectáculo son los niños. Ríen, bailan, son felices.

Mi historia termina. Creo que así ha finalizado. Guardo la feliz historia del espectáculo de las marionetas y apago el portátil, feliz por la corta pero mágica escritura. Salgo de mi habitación. Me pongo el abrigo y cruzo la puerta de mi casa hacia el exterior. Un sol cálido me roza la piel y así, sin más, comienzo un paseo con el que podré canalizar mejor todos los sentimientos que puede llegar a crearme esto de escribir.

Anuncios
comentarios
  1. ALADINO dice:

    Que maravilla!!!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. efe dice:

    Cuando se escribe desde dentro se disfruta a tope.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  3. Chronos dice:

    ¡Hola! Te he nominado para el Premio Dardos.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  4. zcoer dice:

    Muchísimas Gracias por tu nominación!! ^^

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s