(Capitulo 11) El Recorrido de Mi Alma

Publicado: 15 febrero, 2015 en El Recorrido de Mi Alma
Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Sus manos bailaban por el contorno de todo mi cuerpo, como si nadaran en una suave marea llena de pétalos de rosas, donde la suavidad podía palparse con una dulce caricia. Su aliento podía percibirlo alentando a mi piel, erizándola de placer. Y su mirada… sí, su mirada era capaz de detener todos mis sentidos, la encontraba frente a la mía y se adentraba en mi interior como una fuerza sobrenatural incapaz de controlar. Y entonces, todo iba surgiendo como un sueño repleto de fragancias, sonidos y movimientos.

Fueron unos días mágicos y tiernos. Pasábamos todo el tiempo que podíamos juntos. Los silencios eran muy normales entre nosotros, pero para qué romperlo con palabras sin sentido, preferíamos la armonía y plenitud del silencio que nos unía como dos polos opuestos de un imán.

No volví a ver a K.V., ni a saber nada de COVIQ. URIANS me dio el permiso de dejarlo pasar, ya que averiguaron gracias a mí que no eran nadie a quién temer. Fue un alivio, pues cada día me sentía peor por mantener amistad con K.V., por lo que desapareció de mi vida.

Pero Sam volvió a marcharse pronto y de qué forma, simplemente una mañana desperté y ya no estaba. Una nota de pocas palabras me encontré.

“Mira por la ventana”

Me acerqué y miré. Era una mañana soleada y hermosa, y supe que se había marchado sin fecha de vuelta. Pero sabía que él seguía conmigo. El aire de aquella mañana acercaba su presencia hasta a mí.  A partir de ese momento los días parecían cada vez más largos. Pero Sam era más dulce de lo que hubiera imaginado. Cada día encontraba una carta nueva en mi buzón. La primera simplemente llevaba escrita la palabra:

“Sonríe”

Y sin darme cuenta y sin ser consciente sonreí al leerla. La segunda carta que recibí decía:

“Mira al cielo”

Era algo que solía decirme cuando pasábamos tiempo juntos. Decía que a veces olvidamos mirarlo y que cuando más solos nos sentimos es cuando hay que alzar la mirada hacia arriba para saber que estamos bajo el mismo techo que la otra persona a la que echamos de menos.

Normalmente sus cartas eran escuetas y de pocas palabras, como lo era él. Pero siempre sabía las palabras que debía escoger para que al leerlas me hicieran sentir mejor. Debo decir que una de sus cartas que más me hizo sonreír fue en la que decía:

“Jill…”

Cuando la leí, sentí su voz susurrando en mi oído, fue una carta especial y mágica, con tan solo una palabra, logró que lo percibiera a mi lado. Pero el tiempo pasaba y cada vez los días se alejaban más y más del último que había estado con él. Cada segundo que pasaba se volvía más insoportable que el anterior. Pero su misión le prohibía tener contacto conmigo en persona o por teléfono, incluso por carta era arriesgado, pero aquello no lo hubiera aguantado y se arriesgaba con las cartas.

Un día recibí una carta que decía:

“Pide un deseo”

Y aquel deseo se cumplió… Al siguiente día de llegar su carta él regresó a mi lado. Apareció igual que se había ido y volvimos a mirar el cielo uno al lado del otro, en silencio.

Pero aquella noche me hizo una pregunta extraña, porque jamás se había interesado por mi pasado, en realidad, ninguno de los dos conocíamos nada del pasado del otro. Pero aquella noche me hizo una pregunta que jamás podré olvidar.

—¿Qué te ocurrió? – Preguntó estando tumbados en la cama.

—¿Qué me ocurrió cuando? – Pregunté yo.

—Que te pasó para que terminaras metida en algo así.

Por un momento no supe responder. Nunca me habían hecho esa pregunta y nunca había hablado de mi pasado con nadie antes. Recordarlo después de tanto tiempo hacía que me pareciera un sueño.

A menudo la gente se interesa por tu pasado, ¿por qué? Se supone que es para conocer más sobre ti, conocerte mejor… comprenderte… pero qué importa, uno jamás volverá a ser el mismo que fue en un pasado, ni siquiera el del presente será el mismo que en un futuro, ¿por qué entonces ese interés? Lo único que puede pasar es que la visión que tengan de ti en ese momento cambie. Sam esperaba pacientemente mi respuesta.

—¿Qué importa lo que me ocurriera? – Respondí.

Pero puede que a alguien le interese realmente tu pasado, no solo por el pensamiento de conocerte mejor.

—Me gustan las historias, y sin pasado no la habría, ¿verdad? – Dijo él.

Medité su respuesta y sonreí. Pero como entre nosotros no éramos da dar demasiadas explicaciones, resumí mi pasado en pocas palabras.

—Perdí una vida. Perdí a una persona. Y perdí el rumbo de mi camino.

En ocasiones, lo breve siempre dice más que lo extenso y Sam comprendió a la perfección mis palabras sin necesidad de ampliar.

Me abrazó fuerte y me dio un suave beso sobre el cabello.

—Pero te fuiste por el camino equivocado, no pienso que éste sea el tuyo.

En ese momento lo miré a los ojos.

—No estoy totalmente de acuerdo, en este camino te he encontrado a ti, puede que simplemente sea un desvío que debía coger durante un tiempo.

Pero él suspiró y miró para otro lado.

—¿Qué ocurre? – Pregunté yo.

—Debiste haberte alejado cuando te advertí. La organización me ha encargado una tarea para ti.

—¿Qué tarea? – Pregunté.

Sí, no podía reprocharle nada a mi marido, yo también le ocultaba muchas cosas que había hecho en el pasado, en la época en la que Sam estaba conmigo.

Mi marido había sido muy bueno siempre, pero ahora… parecía nervioso, ausente, distante… apenas se fijaba en mí. ¿Pero qué podía decirle? Le ocultaba algo mucho peor que lo que él pudiera estar haciendo… ¿Debía creerle y confiar más en él?

No podré olvidar la tarea que me encomendó URIANS… y yo ciega por un amor peligroso… actué y acepté la misión.

¡¡Capitulo 12 Próximamente!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s