(Capitulo 6) El Recorrido de Mi Alma

Publicado: 31 enero, 2015 en El Recorrido de Mi Alma
Etiquetas:, , , , ,

    Al día siguiente volví al antro para encontrarme cara a cara de nuevo con aquel hombre oculto en la penumbra de un rincón del local. Como siempre allí estaba. Podría decir que me encontraba muerta de miedo, pero cualquiera que me mirase solo vería seguridad en mí. Un alma  nueva que yo no había buscado se estaba apoderando de mi corazón, para mantenerlo lleno mientras encontraba el camino recto. Como de costumbre me acerqué a la barra y pedí una copa de whisky barato. Mientras me acercaba sentí algo extraño en mi estómago. Me detuve un momento. Percibí como algo recorría mi sangre a través de mis venas. Escuché un pequeño sonido en uno de mis oídos, a continuación un pitido que me mareó un poco y después, silencio. Me recuperé del mareo y me acerqué como si nada hubiera pasado.

    —Has cambiado. – Me dijo nada más sentarme a su lado.

    —¿Cómo? – Pregunté.

   —Percibo un aire distinto en ti. Más oscuro. ¿Viste algo en la mansión que debas contarme? – Me preguntó escudriñando las profundidades de mi mirada.

    —Todo salió bien. – Respondí simplemente.

    —Entonces habrás conseguido la documentación que te pedí, ¿cierto?

   —Sí, pero antes de dejarla en tus manos, me gustaría saber quién eres y de qué va todo esto. No voy haberme jugado la vida sin saber por qué.

    Él sonrió.

     —Eres más espabilada de lo que había pensado. No hay problema. Mi nombre es K.V. – Me dijo.

     —¿K.V.? ¿Me está tomando el pelo?

     —No es mi nombre verdadero. Nunca utilizamos nombres verdaderos, solo falsos. A mí me asignaron éste.

     —¿Y cuál es el verdadero?

   —No tan rápido, todo con más calma. Primero tendré que saber que podemos confiar en ti. ¿Podemos? – Me preguntó tendiéndome la mano.

    Medité un momento. Saqué del bolso la documentación falsa que me había dado el joven de la mansión y la dejé sobre su mano.

    —Buena chica. ¿Crees que te vieron? – Me preguntó.

    —No. – Respondí.

    Mi pulso se aceleró un poco, nunca se me había dado bien mentir. Me tensaba demasiado y la mirada me quería ir para todas partes.

    —¿Entonces, qué es exactamente lo que quieren saber de ésta gente? – Pregunté.

   —De momento no puedo decirte mucho, pero solo te diré que llevamos tiempo rastreando su pista para averiguar donde se esconden, dónde está el laboratorio oculto. Pero tampoco tenemos pruebas refutables que puedan verificar lo que sabemos de ellos. – Me explicó.

   Pero a medida que me hablaba, podía alcanzar a ver que en esa explicación no estaba toda la verdad. Estaba mintiendo. De momento no podía hacer mucho más. Debía seguir aparentando una actitud de confianza, para que fuera metiéndome poco a poco en la organización.

   —¿Pero de qué se tratan exactamente sus experimentos?

   —Solo te diré que juegan con la vida de las personas. – Dijo.

   Después de aquella conversación acepté trabajar en más misiones. Tenía que acercarme más a ellos y conseguir que confiaran completamente en mí.

  Llegué a mi piso. Londres era una gran ciudad. Tenía lugares mágicos para poder visitar y donde poder uno evadirse, ¿por qué no me había conformado con visitar esos lugares? Podía haberme ahorrado todo esto. Me dejé caer en la cama pensando en todo lo que me había pasado en dos días exactamente, cuando recibí un mensaje.

A las 6:00 p.m. en Belgrave Square” 

   Pensaba que me daría algo más de respiro. Descansé un poco antes de que llegara el momento de verlo de nuevo.

   A partir de ese día todo cambió. Mi vida se había convertido en un misterio constante e identidades falsas. Cobraba dinero negro que no se quedaba registrado en ningún lado pero que me permitía vivir por el momento.

 Fue pasando el tiempo. Hasta que pasaron los dos primeros meses. No había conseguido avanzar mucho. La organización COVIQ a la que permanecía K.V. actuaba de manera reacia a confiar en mí. Aunque ya había llevado a cabo varias misiones para ellos, misiones sencillas ya que también al mismo tiempo estaba trabajando para la organización de URIANS, por lo que me facilitaban toda la información que me pedía COVIQ, información falsa por supuesto. Por otra parte ya conocía algo más del joven de la mansión, su nombre clave era Black Angel. Era el dueño de la mansión, pero aún le envolvía demasiado misterio y tampoco llegaba a contarme gran cosa sobre ellos ni en lo que trabajaban exactamente. Black Angel siempre me decía, “cuanto menos sepas, más protegerás tu vida”. Puede que llevara razón. Y puede que me hubiera mantenido más al margen si no me hubiera enamorado de él. Pero en cuestión de sentimientos, nadie manda.

Anuncios
comentarios
  1. Cara Zcoer te he nominado para el premio The Very Inspiring Blogger Award. Felicitaciones!!!!!. Besossss

    Le gusta a 1 persona

  2. zcoer dice:

    Muchísimas Gracias!!!! ^^ Un besito grande!! ^^

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s