(Capitulo 4) El Recorrido de Mi Alma

Publicado: 27 enero, 2015 en El Recorrido de Mi Alma
Etiquetas:, , , , , , ,

     ¿Realmente sabemos lo que elegimos? No parecía que tuviera ni una pizca de sensatez en mis decisiones y actos, pero qué podía hacer, por aquel entonces andaba perdida y no me paraba a pensar en lo que decidía.

     Por lo que ahí estaba, en plena noche oscura de invierno buscando una entrada por la que poder pasar a aquella gran mansión. Jamás había sostenido un arma antes entre mis manos, temblaban de miedo. Pero me había dicho que podía resultar peligroso si me descubrían y que entre ellos no había normas de consideración para dejarte con vida, por lo que no estaría mal llevar precauciones. Estaba haciendo el trabajo de espía para una organización oculta que controlaba la documentación que se filtraba de un laboratorio que solía trabajar en experimentos ilegales. Todavía no comprendía por qué me habían pedido a mí aquella tarea, a alguien sin experiencia ni dotes de espía. No me habían querido dar nombres ni datos personales por el momento. Todo estaba siendo de manera informal y anónima, ni siquiera sabía cómo se llamaba aquel hombre del local que me había encomendado aquella tarea. Ingenuo e inocente es lo que es una persona perdida, como lo era yo. Mi entorno podría meterme en una trampa y lo más seguro caería en ella sin esfuerzo. Únicamente tenía que llegar hasta el despacho de la zona superior de la mansión y buscar unos documentos donde viera escrito “Confidencialidad de URIANS”. Me había explicado las entradas y salidas que había, las zonas mejores para entrar y la seguridad y cámaras con las que contaba la mansión.      Pero las piernas me temblaban a tal extremo que todo lo que me hubiera podido decir se había esfumado de mi mente dejándola en blanco.

     La suerte apareció delante de mis ojos, pues encontré una pequeña abertura en el muro que rodeaba a la mansión. Era una abertura estrecha y escondida por unos arbustos, al ser una persona delgada y no muy grande de tamaño cogía perfectamente por ella. Ya había entrado al jardín de aquel lugar. Era amplio y lleno de árboles y plantas por todas partes. La tensión se apoderó aún más de mí y mis pulsaciones aumentaron. Respiré hondo para calmarme y seguir avanzando. Fui escondiéndome a medida que avanzaba hacia la casa. Ahora solo tenía que encontrar la manera de entrar en el interior. Bordeé la casa con cuidado y escondiéndome en la medida de lo posible. Pero todas las puertas y ventanas parecían estar cerradas. Sentí una frustración grande, me estaba jugando mucho, no podía haber llegado hasta aquí para volverme sin nada, no, tenía que entrar. Escudriñé las alturas y vi una ventana entreabierta. Podría subir hasta a ella por un árbol que había de gran tamaño. Suerte que de pequeña me había gustado trepar a los árboles y no le tenía miedo a las alturas. Mientras subía volví a sentir mi vida entre el abismo y el camino recto. Me detuve justo en el punto en el que tendría que saltar hasta la ventana. ¿Debía seguir o debía detenerme? ¿Volver a casa y no saber nunca más nada de todo aquello ni de aquel hombre?

     La vida siempre nos pone a prueba. Salté. Entré en el interior. El silencio era aterrador. Aún sentía la pistola en mis pantalones escondida. Deseaba no tener que volver a sujetarla entre mis manos y mucho menos tener que apuntar a alguien con ella. Suspiré una vez más profundamente. Ahora mi corazón parecía querer salir de mi pecho. Debía salir de aquel cuarto, ya que me encontraba en un baño. Abrí la puerta lentamente y observé el exterior. Parecía estar desierta la mansión. Salí lentamente y caminé por el largo pasillo. El suelo estaba enmoquetado por lo que el sonido de mis pisadas se apagaba. Al fondo del pasillo, se encontraba una habitación cerrada por una doble puerta. Mi corazón me dijo que aquel era el despacho. Giré el picaporte lentamente para no hacer ruido y abrí con gran sutileza la puerta.

     Asomé la cabeza para echar un vistazo.

     —Quieta ahí, o te vuelo la cabeza de un disparo. – Escuché decir muy cerca de mi oído.

Capitulo 5 Próximamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s