(Capitulo 1) El Recorrido de Mi Alma

Publicado: 25 enero, 2015 en El Recorrido de Mi Alma
Etiquetas:, , , ,

   Compréndeme, confía en mí. Estas frases que alguna vez tuvieron sentido en mi corazón ahora ya no lo tenían. ¿Cómo se puede querer a alguien si no confías? A menudo meditaba sobre ésta pregunta, me di cuenta que no tenía sentido, es imposible querer sin confianza. Confiar… comprender… En ocasiones lo miraba como si fuera un extraño al que no conozco, porque eso era lo que me hacía sentir cuando sacaba de su interior a una persona distinta a la que había conocido tiempo atrás, y es que, en ocasiones, dejamos de ser lo que un día fuimos. Decimos cosas que no pensamos, nos enfadamos, discutimos y en el fondo acabamos pensando, ¿por qué hacemos esto? ¿Por qué complicamos las cosas?

   —¿Crees que me gustan estas situaciones? ¿De veras lo crees? – Le decía yo aún sin llegar a comprender por qué habíamos llegado a tal punto.

   Pero él me miraba como si fuera una desconocida, cuando el desconocido en aquel momento era él.

   —Solo te pido que confíes en mí, ¡Pero no paras de desconfiar!

  Mis lágrimas estaban a punto de salir.

   —Eres tú el que no me das motivos para confiar. Te pasas las noches fuera de casa. Y cuando por fin llegas apenas me miras, es como si fuera un objeto más de la casa que ya te has cansado de mirar.

   —No pienso seguir más con esta discusión.

   Se dirigió hacia la puerta, cogió su chaqueta y salió de casa.

  ¿Cómo habíamos llegado a esto? Me preguntaba yo. Hace ya tiempo, en algunos de los recuerdos que aún mantengo guardados para observarlos en los momentos de más desesperación, veo los días en los que solo tenía ojos para mí. Nos contábamos todo. Eran días… que me esfuerzo por no olvidar, pero en ocasiones cuesta saber si fueron reales o simplemente sueños.

   Sí… aún puedo recordar…Era invierno y  mi corazón se mantenía frio como la escarcha. Mi vida parecía desintegrarse. ¿Cómo podría volver a sentir el calor mi corazón? ¿Después de haber sufrido el cruel dolor de perder un hijo antes de su nacimiento? Caminaba mirándome en cada charco que encontraba viendo el reflejo de alguien con el alma vacía.

dgasdgasgsgs

   Tenía tan solo veinticinco años, mi pareja me había abandonado simplemente porque ya no era lo que le interesaba. Entonces caminaba entre un abismo donde todos los días eran ventosos para mí y donde todas las mañanas parecían lluviosas. Recorría las calles entre ecos de soledad y miradas indiferentes. Hasta que un día me detuve frente a un local donde la luz no parecía llegar nunca hasta su interior, y donde en él se escondía la oscuridad de las calles. ¿Realmente quería conocer ese interior del mundo oculto a los ojos del sol?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s